abejorro

Abejorro: tipos y diferencias con la abeja

El abejorro es un tipo de insecto, de mayor tamaño que las abejas, que se refiere a una serie de especies dentro del género Bombus. Se conocen un total de 250 especies con más de 400 patrones de colores diferentes.

Concretamente, el abejorro es una abeja que posee un tamaño de unos 20 milímetros o más. Al igual que ocurre en una colmena de abejas, la reina es de mayor tamaño que los zánganos y las obreras.

Diferencias entre abeja y abejorro

La principal diferencia entre un abejorro y una abeja es que los primeros no producen miel. Al igual que las abejas, estos insectos visitan un gran número de flores en busca de néctar. Aunque poseen también una corbícula o bolsa donde almacenan el polen recolectado de manera accidental cuando se alimentan. Ese polen lo destinan exclusivamente a alimentar a sus crías.

Además de la diferencia de tamaño entre ambos insectos, el abejorro posee más cantidad de vello presente en todo su cuerpo. El abejorro además practica la polinización por zumbido, lo que significa que puede desprender el polen de las flores únicamente batiendo sus alas. Lógicamente para conseguirlo es importante el tamaño del insecto, motivo por el que la abeja melífera, mucho más pequeña, no tiene esa capacidad. Una vez desprendido, el abejorro puede llevarlo de vuelta a la colmena como alimento para sus crías, o depositarlo en la próxima flor que visite.

Por último, en lo que se refiere a su forma de vida, una colmena de abejorros suele constan de unas 150 a 300 individuos. Mientras que en el caso de las abejas, la colmena puede llegar a sumar hasta 80.000 individuos.

Tipos de abejorro

Cuando hablamos de tipos de este insecto, en realidad nos estamos refiriendo a las diferentes especies del género Bombus. Aunque, como muchas veces sucede, se denomina abejorro a algunas especies que ni siquiera pertenecen al género Bombus.

Abejorro carpintero

Este es el caso del Xylocopa violácea o abejorro negro, también conocido como abejorro carpintero. Este himenóptero de color negro, con destellos azulados y violáceos, disfruta creando sus nidos en la madera. Gracias a sus fuertes mandíbulas es capaz de perforarla, donde construye varias galerías paralelas que desembocan en una abertura o sala única. Esta facilidad para excavar la madera, le ha valido el nombre de abejorro carpintero.

Existe un segundo abejorro negro, Bombus pauloensis, que ha tomado su nombre por su coloración negro azabache. Esta especie es una gran polinizadora de fresa y tomate, aunque no de España. Ya que su presencia se limita a la zona de Suramérica, con alguna excepción como Brasil o Chile.

Abejorro común

Otro de los grandes conocidos es el abejorro común o Bombus terrestris. Este insecto tiene una gran presencia en todo el mundo, lo que incluye Europa y, más en concreto, España. Es un gran polinizador de plantas que son fuente de alimentación principal para los humanos. Por ejemplo, tomate, calabacín, aguacate, pimiento, etc. Este abejorro posee una mancha blanca al final de su abdomen, justo en el punto en el que se ubica su aguijón.

Ciclo de vida 

Como ya hemos dicho, la forma de vida de los abejorros es un poco especial. De hecho, sólo el abejorro reina o fecundada sobrevive al invierno a través de la hibernación. El resto de la colonia perece. La reina emerge de nuevo al comienzo de la primavera, en busca de un lugar donde crear su nido. Es muy común que suelan asentar el nido en el suelo, algo totalmente distinto a lo que ocurre con las abejas, que prefieren hacerlo en altura.

Una vez construido su nido, la reina pone los primeros huevos. De aquellos que fueron fertilizados nacerán obreras y de los que no lo fueron, nacerán los zánganos. Este sistema de reproducción, llamado haplodiploidía, es común al modo de reproducción de las abejas. La reina se encargará de su alimentación hasta el nacimiento de las primeras obreras. Llegado ese momento, la reina no volverá a salir de la colmena y serán las obreras las encargadas de buscar alimento, construir un nido más grande y alimentar a las nuevas crías. La reina aprovecha entonces para seguir poniendo huevos.

Para evitar que pudieran nacer otras reinas, la reina dominante segrega unas feromonas que anulan el crecimiento y evolución de los ovarios de las obreras. Cuando la reina deja de producir esas feromonas, las obreras empiezan a poner huevos no fecundados de los que sólo nacen zánganos. En ese punto, la reina intentará destruir todos los huevos puestos por las obreras. Al final del verano, comienzan a producirse abejorros hembra fértiles, convirtiéndose en las nuevas reinas. Su apareamiento tiene lugar en otoño, durante el vuelo nupcial. Finalizado este, la reina vieja, las obreras y los zánganos mueren, sobreviviendo únicamente las nuevas reinas que buscarán un lugar seguro para hibernar y comenzar nuevamente el ciclo a la siguiente primavera.

¿Los abejorros pican?

Lamentablemente, sí. La picadura del abejorro puede llegar a ser bastante molesta, aunque muy poco frecuente. Este insecto es realmente tranquilo y no destaca por su agresividad. Sólo las hembras tienen aguijón y no mueren cuando lo usan, como ocurre con las abejas, porque no se quedan clavados en la piel. Y esto no sucede porque su aguijón, como el de las avispas, es liso y retráctil, sin forma de anzuelo.

A pesar de lo que pueda parecer, el veneno del abejorro y el de la abeja es muy similar. Debido al tamaño del primero, podemos tener una reacción ligeramente más fuerte, aunque sin ningún compromiso para la vida, salvo en personas alérgicas o zona de la picadura (garganta o boca).