cantueso tomillo borriquero

Cantueso o Tomillo Borriquero: propiedades y usos

La Lavandula stoechas, más conocido como cantueso o tomillo borriquero, es una especie perteneciente al género Lavandula. Este arbusto con flor es típico de la cuenca mediterránea, la Macaronesia y actualmente se encuentra naturalizado en Australasia.

Debido al parecido y a su pertenencia al mismo género, es muy común confundirlo con otras especies hermanas como la lavanda (Lavandula Angustifolia) o el espliego (Lavandula latifolia). Tampoco debe confundirse con el tomillo o Thymus, con quien comparte sólo el nombre, ya que se trata de otro género botánico distinto.

Características del tomillo borriquero

La palabra lavandula proviene del verbo latino lavo, que significa “lavar o purificar”. Posiblemente la elección de esa palabra fue tomada por los romanos que utilizaban las lavandas para aromatizar sus baños. Por otra parte, el nombre específico de stoechas deriva de la palabra griega stoichas, que quiere decir “alineadas”. Esta palabra haría referencia a la disposición de las flores que se organizan de manera vertical, como si estuvieran realmente alineadas.

La mata de cantueso puede llegar a medir un metro de altura. Aunque, si hay algo que destaca por encima de cualquier otra cosa, es la forma tan curiosa que poseen sus flores. Agrupadas en espigas y con forma cuadrangular, cuentan con penacho de color lila muy llamativo, cuya función es atraer a los polinizadores.

Su floración se produce en primavera y puede darse hasta principios de verano. Según la zona en la que nos encontremos, podremos decantarnos con sus flores desde el mes de marzo.

Dentro de la especie Lavandula stoechas existen tres subespecies conocidas: Lavandula stoechas subsp. Stoechas en sentido estricto (el cantueso, que predomina en la zona costera del este de la península), Lavandula stoechas subsp. Pedunculata (más extendida en el interior peninsular) y Lavandula stoechas subsp. Sampaiona (más propia del oeste peninsular). Todas ellas son prácticamente iguales, diferenciándose únicamente en el largo de las inflorescencias.

Propiedades del cantueso

El tomillo borriquero es, sin duda, una de las plantas más representativas de la flora apícola. Su gran producción de néctar, a la par que su gran cantidad de flores por mata, la convierten en un ejemplar ideal para nuestras abejas y demás polinizadores.

El cantueso o tomillo borriquero está compuesto por los siguientes principios activos:

– a-PINENO: 5 – 7%
– ALCANFOR: 7 – 17 %
– LINALOL: 1 – 7 %
– 1,8 CINEON: 12 – 25 %
– LIMONENO: 0.5 – 5 %
– FENCHONA: 20 – 35 %
– FENCHOL: 1 – 6 %

Gracias a estos aceites esenciales y principios activos, el cantueso se constituye como un remedio natural muy efectivo contra patologías respiratorias. Su función espasmolítica y expectorante nos ayuda a expulsar las mucosidades. Estas mismas propiedades producen un efecto relajante sobre nuestro sistema digestivo, luchando contra el meteorismo (ruidos en el estómago) y controlando los espasmos intestinales.

Sus propiedades medicinales no terminan ahí, el cantueso sirve para curar y desinfectar pequeñas heridas, pero también como bactericida y antiséptico. Tampoco debemos olvidar su gran eficacia para reducir la fiebre.

Todas estas propiedades se pueden obtener de la flor del cantueso. Puede ser consumida hervida o en infusión, o por vía tópica para tratar heridas a nivel local.

Otros usos del cantueso

Además de su gran aporte al mundo de la medicina y la farmacología, el tomillo borriquero es muy utilizado en la industria cosmética. Su potente olor actúa como una especie de sedante suave que ayuda a reducir la presión arterial y a facilitar una correcta higiene de sueño. Lógicamente, su esencia es muy apreciada para la elaboración de perfumes, cremas o productos cosméticos. De hecho, el cantueso es un repelente natural para los mosquitos, que no soportan el olor tan intenso que desprende esta planta.

El cantueso también es muy apreciado para la decoración tanto interior como exterior de las casas por su aroma. Sin embargo, a diferencia del tomillo (género Thymus), el cantueso no es muy empleado en la cocina.

Licor de cantueso alicantino

Existe una bebida alcohólica, denominada licor de cantueso, con Indicación Geográfica Protegida (IGP) en la provincia de Alicante. Esta IGP es un reconocimiento similar a la denominación de origen (D.O.) aunque en sentido restrictivo. Para que podamos hablar de Licor de cantueso alicantino, la flor de la planta debe proceder únicamente de las siguientes comarcas:

– El Bajo Segura
– El Baix Vinalopó
– L’Alacantí
– L’Alt Vinalopó
– El Vinalopó Mitjà
– La Marina Baixa
– El Alcoia-Comtat

Pero cuidado, no se trata del cantueso o tomillo borriquero, sino del cantahueso. En realidad, este licor procede de la flor del Thymus moroderi. Aunque fomentado por el antojo de llamarla de manera cada vez más escueta, la palabra cantahueso ha ido simplificándose de generación en generación de tal modo que ha acabado por denominarse sencillamente cantueso. Sin embargo, no se trata de la misma planta, ya que, ni siquiera, pertenecen al mismo género. Mientras que el cantueso es una lavanda, el cantahueso es por su género un tipo de tomillo.

Esta bebida parece que tiene su origen en los alquimistas árabes, quienes buscaban la forma de obtener todas sus propiedades medicinales. Estos efectos, en cambio, sí son compartidos con el tomillo borriquero. Resulta muy curiosa la tradición que existe en Elche, cuyo arraigo con esta bebida se debe al Día de la Ascensión. Esta festividad se celebra cuarenta días después del domingo de resurrección. Toda su gente acude ese día a la sierra a recoger diversas hierbas aromáticas (lo que se conoce como fer herbetes). Algunas de esas hierbas son espliego, tomillo, romero o cantahueso, entre otros. Una vez recogidos, elaboran infusiones, condimentos y licores para su consumo.