como hacen las abejas la miel

¿Cómo hacen las abejas la miel?

Si alguna vez te has preguntado cómo hacen las abejas la miel, debes saber que es un proceso en el que tiene que ver tanto las flores que visitan como el entorno en el que viven.

Conoce más detalles de interés al respecto, leyéndonos hasta el final.

Así hacen las abejas la miel

El proceso de elaboración de la miel empieza desde antes de su producción en sentido estricto. Es igual de importante la elección de las flores de las que se extraerá el néctar con el que se produzca por las abejas, como lo es lograr las condiciones óptimas (humedad, textura, etc) de la miel.

Paso 1: Extracción del néctar de las flores

El proceso de elaboración de la miel comienza con la recolección del néctar de las flores. Las abejas obreras adultas (es decir, aquellas que llevan al menos 21 días de vida) sobrevolarán las flores con la intención de extraer su néctar. 

Esta sustancia, muy rica en azúcares, será tomada por las abejas chupando o libando las mismas con sus largas lenguas. Por lo general, las abejas colocarán sus colmenas junto a las flores que más les atraigan. 

Paso 2: Depositar el néctar en la colmena

Una vez extraído todo el néctar, las abejas lo ingieren con la intención de almacenarlo en su abdomen, concretamente en el denominado como “buche melario”. Acto seguido, modificarán el pH de la miel combinándolo con una serie de enzimas. 

Tras estos, las abejas regresarán a la colmena para continuar el proceso de elaboración de la miel, donde pasan el néctar a las abejas más jóvenes para que extraigan y lo descompongan mediante diversas digestiones enzimáticas para convertirlo en compuestos más sencillos y ricos especialmente en fructosa y glucosa. 

Lo que harán las abejas será mantener dicho néctar masticándolo durante una media hora hasta que su humedad pasa del 70% al 20%. 

Paso 3: El sellado de las celdas

Una vez que la miel ha sido depositada en la colmena se pasa a eliminar el exceso de humedad en la misma. Para lograrlo las abejas emplean sus alas con la intención de abanicar sus celdas y eliminar el exceso de humedad del néctar que han succionado, extrayendo hasta el 80% del agua que sobra. 

Además, para garantizar la conservación de la miel, las abejas sellarán las celdas, de manera que la misma pueda permanecer almacenada por largos periodos de tiempo, incluso años.

Paso 4: Fin del proceso

Es el momento del proceso que cierra la incógnita para saber cómo hacen la miel las abejas, ya que el néctar que se ha creado pasa a unirse con las enzimas y la cera, lo que hace que la miel obtenga ese sabor dulce que tanto la caracteriza. 

Con la intención de eliminar cualquier resto de cera, los apicultores dejarán en decantación el producto durante un par de días, para ser filtrado después y envasado, por último, para su comercialización. 

En el caso de que se desee obtener la llamada “miel cruda”, no se realizará filtrado alguno de la miel obtenida.

¿La miel caduca?

La miel de abeja no caduca; este es el motivo por el que al comprar un tarro o cualquier tipo de presentación comercial que exista nos encontraremos con que no trae fecha de caducidad por ningún lado. Únicamente, para cumplir con la normativa vigente, deberá indicarse una fecha de consumo preferente que garantice que la miel aún está en el momento óptimo y mantiene intactas todas sus propiedades.

Sin embargo, esta exigencia no está presente en todos los países. En el caso de Estados Unidos, los apicultores no están obligados a indicar ninguna fecha de caducidad ni de consumo preferente.

El porqué de la miel cristalizada

Cuando se habla de miel cristalizada, se está haciendo referencia al resultado de aquel proceso de la miel que es completamente natural y que sirve como garantía de que la miel no ha sido procesada térmicamente y sus propiedades naturales están mantenidas de la mejor forma. No guarda ninguna relación con la pérdida o deterioro de sus capacidades, sino todo lo contrario.

Debemos recordar que la miel es una solución sobresaturada de azúcares, por lo que es común que se solidifique cuando se expone a temperaturas que son menores a los 25ºC. Si quieres devolverle un estado más líquido, tan sólo tendrás que calentar tu miel al baño María.

El color miel: escala Pfund

El color que una miel obtendrá depende de varios condicionantes como el origen del néctar, la temperatura e incluso el tiempo de elaboración o almacenamiento. Por lo general los rangos de color de la miel en estado líquido son definidos como ámbar claro, ámbar oscuro, ámbar extra blanco, blanco, blanco extra, y blanco agua. 

Para medir el rango de la miel en el que nos encontramos, los apicultores utilizan la escala de Pfund. Sin embargo, August Herman Pfund, su creador, no es conocido por su afición al mundo de las abejas. Esta escala es un sistema basado en la comparación óptica, cuyo rango de medición va de 0 a 140 mm. A medida que el color de la miel se oscurece, también aumenta el valor Pfund. 

Tipos de miel

Con el paso de los años hemos experimentado un incremento en los tipos de miel que fabrican las abejas gracias al uso del néctar de diversas flores que se pueden encontrar alrededor del mundo, como es el caso de:

  • Miel de romero. Es una de las más populares de la costa mediterránea y se suele cultivar al empezar la primavera. Su sabor es dulce y aromático. 
  • Miel de eucalipto. Se suele encontrar en España y el sur del Mediterráneo como en el Oeste Cantábrico. Su aroma es intenso y tiene un sabor dulce con toques ligeramente ácidos. 
  • Miel de tomillo. Tiene beneficios como el limpiar las vías respiratorias, ayudar a la indigestión, entre otros. Usado principalmente como condimento para la carne con un color que varía del tipo de tomillo y un sabor dulce con un toque ácido peculiar. 
  • Miel de bosque. Su color es ámbar oscuro y su sabor es dulce con toques peculiarmente salados, ofrece un gran aporte de hierro y es baja en azúcar y rica en minerales.
  • Miel de brezo. Su sabor es dulce, pero cuenta con componentes amargos. Se recomienda especialmente a los niños ya que ayuda con el alivio de la tos y el dolor de garganta. 
  • Miel de mil flores. Se le conoce de esta manera porque proviene del néctar de diferentes flores visitadas por las mismas abejas. Su color es ámbar casi translúcido y puede variar según su composición. El aroma de esta es floral y muy suave. 

Te hemos dado un resumen de los tipos de mieles más populares o frecuentes. Sin embargo, existen muchos otros tipos de miel algo menos habituales como es el caso de la miel de avellano, de alfalfa, de trébol o de encina.

Composición de la miel

La composición de la miel está determinada por dos factores fundamentales: la composición que tenga el propio néctar o los néctares (que depende estrictamente de la flor libada) y las condiciones ambientales o externas.

Dentro de la composición de la miel, nos podemos encontrar con compuestos fenólicos, carotenoides, ácidos orgánicos, minerales, flavonoides, lípidos y vitaminas.