cultivo hidroponico

El cultivo hidropónico en canaletas

El cultivo hidropónico en canaletas o cultivo hidropónico a secas, (CSS – soilless: cultivo sin suelo) es un tipo de cultivo en el que se prescinde de la tierra. Aunque pueda resultar un tanto llamativo, este tipo de cultivo se ha ido extendiendo cada vez más. Uno de los principales motivos es que nos permite eliminar muchos de los problemas a los que nos enfrentamos en el cultivo tradicional.

Realmente, no estamos ante un tipo de cultivo novedoso, ya que la hidroponía consta en archivos, al menos, desde el año 1600. Aunque es cierto que sus orígenes datan del siglo 382 a.C.; incluso, Tiberio, el emperador romano, ya ponía en práctica los cultivos hidropónicos.

¿Qué es un cultivo hidropónico en canaleta?

Si partimos de la base de que un cultivo hidropónico es aquél que prescinde de la tierra, la siguiente pregunta es evidente: ¿dónde se sustentan entonces las raíces? Pues bien, en los huertos hidropónicos las raíces de las plantas están en suspensión sobre algún material que les permite agarrarse. Normalmente será corteza, espuma, grava o cualquier otro material de similares características. Los nutrientes que la planta necesita y que por norma recoge de la tierra, en este caso, le vendrán dados a través del agua de riego.

Podemos decir de forma resumida que existen dos modalidades de cultivo hidropónico en canaleta. El primer grupo sería aquél en el que la planta no cuenta con ningún material de soporte y se encuentra suspendida encima de una solución oxigenada de agua y nutrientes. El segundo grupo lo componen aquellas técnicas de cultivo que han optado por incluir un material de soporte. Dependiendo del tipo de material que se añada, estaremos ante materia orgánica, como podría ser el musgo, o ante materia inorgánica, como la espuma.

A su vez, el termino en canaleta alude a la forma de disposición del cultivo, ya que para poder suministrar el agua necesaria debemos recurrir al uso de canaletas. Esta canaleta de hidroponía permite recoger las aguas sobrantes y reutilizarlas con el riego.

Cultivo hidropónico en casa

Este tipo de huerto hidropónico es una alternativa para quien no tiene el espacio necesario para hacer un huerto urbano tradicional. Aunque el cultivo hidropónico en canaleta en España no está especialmente extendido, siendo todavía mucho más habitual el tradicional, su uso ha ido aumentando con el paso de los años. Pero como decimos, no es un método de cultivo pensando sólo para profesionales, ya que es posible instalarlo en casa, siempre que tengamos claro cómo hacerlo de manera exitosa.

Tenemos que tener en cuenta que, al prescindir de la tierra, que actúa como reserva de nutrientes para las plantas, éstas deben recibir por otra vía los minerales esenciales para su correcto desarrollo. En cuanto a la solución acuosa que necesitaremos, tan sólo debemos tener en cuenta que esta debe aportar a nuestro cultivo los minerales y nutrientes básicos. Estos elementos son, principalmente, los siguientes: nitrógeno, potasio, fósforo, calcio, magnesio, azufre, hierro, zinc, manganeso, cobre, boro, molibdeno y silicio.

Elementos de un cultivo hidropónico en canaleta

Cualquier sistema de cultivo hidropónico en canaleta necesita contar necesariamente con los siguientes elementos para su correcta instalación:

Canaleta Metálica: pieza alargada y hueca por donde discurren el agua. Es la pieza básica de todo el sistema de cultivo.

Desagüe para el regreso del agua al depósito: la recogida del sobrante de agua puede, ademas de para evitar encharcamientos, para que pueda ser reutilizada.

Soporte colgante: cuando el modo de instalación elegido sea aéreo, necesitaremos una estructura donde colgar las distintas canaletas.

Soporte fijo: en caso de optar por un sistema fijado al suelo, necesitaremos un soporte para anclarlo al terreno.

La distancia recomendada para poner los soportes que mantengan toda la estructura del cultivo hidropónico y las canaletas no podrá ser superior a 2,5 metros.

Beneficios del cultivo hidropónico

Si están preguntándote qué motivos habría para inclinarte por este tipo de cultivo sin suelo, el primero y más extendido es la falta de un suelo agrícola. Cuando no tenemos un suelo con las propiedades necesarias para un determinado cultivo, la hidroponía parece ser la respuesta.

La mejora del rendimiento por una disminución de las enfermedades propias del terreno. A menudo los cultivos pueden echarse a perder por algún hongo, como por ejemplo botrytis, bacteria o insecto que afecta a nuestros cultivos a través del suelo. Con este sistema, evitamos correr estos riesgos. Además, esto nos permite prescindir también del uso de insecticidas, los cuales resultan realmente perjudiciales para los insectos polinizadores como las abejas.

Por último, aunque no menos importante, está la disponibilidad de espacio. Gracias al cultivo hidropónico en canaletas, podemos implantar un sistema intensivo con unos rendimientos mayores en un menor espacio. Sin embargo, dependiendo del tipo de planta que elijamos, tendremos que ajustar los parámetros, lo que lo hace un poco más complicado, aunque no imposible.