glicerina

Glicerina vegetal: propiedades y beneficios para nuestra salud

La glicerina vegetal o, más técnicamente dicho, el propanotriol o glicerol, es un alcohol formado por tres grupos de hidroxilos (-OH) cuyo origen es vegetal. Esta composición, consistente en un átomo de oxígeno y otro de hidrógeno, es característica de los alcoholes, fenoles y ácidos carboxílicos como el ácido acético. Según de dónde se extraiga, tendremos glicerina vegetal o animal.

Este alcohol unido a tres moléculas de ácidos grasos, componen los conocidísimos triglicéridos. Esta sustancia por sí misma no resulta perjudicial para la salud, siempre y cuándo vigilemos qué ácidos grasos la acompañan. Un triglicérido puede estar unido a tres moléculas de ácido graso idénticas o de diferente tipo. Si la grasa o aceite tiene en su mayoría ácidos grasos saturados, es decir, sin dobles enlaces, se presentará en estado sólido a temperatura ambiente. Y estos ácidos son los encargados de aumentar el conocido como “colesterol malo”, que obstruye nuestras arterias. En cambio, si esa glicerina se une a ácidos grasos poliinsaturados, con más de un doble enlace, como el ácido linoleico, o monoinsaturados, con un doble enlace, como el ácido oleico, estas grasas estarán en estado líquido a temperatura ambiente.

Características de la glicerina vegetal

Este compuesto, que es extraído de algunos aceites vegetales, es incoloro, inodoro, ligeramente dulce y soluble tanto en agua como en otros alcoholes. En cambio, no puede ser diluido por otro aceite.

A temperatura ambiente se presenta en formato líquido, lo que ha facilitado su comercialización, siendo muy conocida como glicerina líquida. Debido a su alto índice de viscosidad, es un líquido bastante denso.

La glicerina puede tener un origen también animal. Podemos encontrarla presente en la grasa cruda o procesada de animales como la vaca o las ovejas. Sin embargo, por su mayor tolerabilidad y seguridad la más utilizada en la industria farmacéutica y cosmética es la glicerina vegetal.

Yendo un poco más allá, la glicerina también está presente en el propileno, derivado del petróleo. Lógicamente esta opción es mucho más costosa y perjudicial para según qué usos queramos darle.

Cómo se obtiene el glicerol

palma glicerina

La glicerina vegetal es un compuesto orgánico que está presente en ciertos aceites y grasas vegetales. Algunos de estos aceites son el aceite de palma, aceite de oliva, aceite de coco o el aceite de soja.

Para su extracción se hace uso de un sistema denominado saponificación, que consiste en someter a esos aceites bajo la fuerza combinada de presión, temperatura y agua. El empleo del agua para separar las moléculas se conoce como hidrólisis. De hecho, la saponificación da como resultado, por un lado, la glicerina y, por el otro, jabón. Pero no hablamos del jabón que tenemos en casa, sino de las sales sódicas y potásicas que hemos extraído de los aceites grasos.

Esta saponificación o hidrólisis hace que el enlace éster, que es como se llama la unión del grupo de alcohol e hidróxilo, se rompa liberando la glicerina de los ácidos grasos y siendo absorbida por el agua. Una vez que la tenemos aislada, se destila para lograr un mayor grado de pureza.

Propiedades de la glicerina vegetal

Por un lado, gracias a su viscosidad, la glicerina vegetal tiene propiedades hidratantes y humectantes. Es decir, retiene la humedad en nuestra piel e impide que nos deshidratemos. Esto se debe principalmente a que la glicerina es higroscópica que no es otra cosa que tiene la tendencia natural a captar las moléculas de agua del ambiente o entorno en el que se encuentra.

También posee propiedades hipoalergénicas por lo que es un gran aliado contra el acné y muy respetuosa con las pieles sensibles. Tiene la capacidad de proteger contra agentes irritantes. Y no sólo eso, también tiene cierta función cicatrizante. Existen estudios que afirman que la glicerina puede reducir los tiempos de cicatrización hasta en un 25%.

Gracias a que actúa ayudando a la reestructuración de los lípidos que encontramos en el estrato córneo de la piel (capa más externa de la epidermis), favorece la elasticidad de la piel. Y con ello, previene la aparición de las dichosas arrugas.

Aunque la mayor parte de sus beneficios la recibe nuestra piel, la glicerina también es un elixir para nuestro cabello. Tanto es así que a día de hoy forma parte de los ingredientes esenciales de los productos empleados en el método curly. La glicerina suaviza, protege y define la fibra capilar, por lo que, al estar más hidratado, obtendremos unos rizos más definidos.

Usos del glicerol

Dejando a un lado todas las propiedades y usos que pueden tener en cuestión de cosmética, por que sí, también forma parte de muchos productos de maquillaje. La glicerina ha encontrado su sitio también en el sector farmacéutico. Sus propiedades desinfectantes y antibacterianas explicarían su utilidad. Otra de sus aplicaciones como medicamento, la encontramos cuando el glicerol se administra por vía rectal. En estos casos actúa como laxante por su capacidad para ablandar las heces.

La glicerina vegetal también es empleada en la industria alimentaria como conservante, edulcorante y humectante. Esta presente en chicles, productos de panadería, bebidas e, incluso, en productos para diabéticos. Podrás encontrarlo en los ingredientes como E422.

Sobra decir que uno de los usos más importantes y, casi obvio diría, es su empleo en la elaboración de jabones. Curiosamente, esta es su primera aparición en la historia. Allá por el año 600 a.C., los fenicios se encargaron de divulgar cómo crear jabones a partir de esta sustancia. Pero obviamente, por aquél entonces no era conocido como glicerina o glicerol, términos acuñados en el siglo XX.