materia organica

Materia orgánica: constitución y propiedades

La materia orgánica en líneas generales se entiende por aquella que se crea por la disgregación de desechos. Se puede clasificar como materia orgánica primaria que comprende todo tipo de organismos que habitan en el suelo, raíces, plantas y la materia orgánica secundaria que abarca todo tipo de especímenes en descomposición.

Constitución de los residuos vegetales

Así como los humanos, las plantas están conformadas en su mayoría por agua (típicamente un 75%, aunque esto puede variar entre 60 a 90%). Un análisis realizado en estado deshidratado demuestra que las plantas están compuestas entre 90 y 95% de carbono, hidrógeno y oxígeno. Estos elementos son obtenidos a través de la fotosíntesis.

Es por esto que, si las plantas se queman, estos componentes pasan a ser de nuevo dióxido de carbono y agua. Desde luego, del resultado de este proceso se obtiene las cenizas y el humo que equivale del 5 al 10% excedente de materia seca.

Constitución de los residuos animales

Como se mencionó al principio, los animales son el segundo componente de la materia orgánica. Hay muchas maneras en las cuales colaboran en el proceso, una de ellas es a través de excreciones ,ya sean sólidas o líquidas o cuando perecen dejando sus restos.

Otros sujetos importantes en el proceso de la formación de la materia orgánica son las lombrices, termitas, hormigas, termitas y coleópteros, los cuales forman parte de la llamada “mesofauna”. Gracias a ellos, los desechos son transportados y mezclados dentro del suelo.

¿Cómo se transforma la materia orgánica?

El proceso de transformación de la materia orgánica se da lugar de dos formas distintas. La primera es en un medio aeróbico y la segunda es a través de un medio anaeróbico y de acuerdo a cada uno de ellos son distintos los componentes que se obtienen.

Medio aeróbico

La descomposición aeróbica ocurre cuando hay exceso de oxígeno en el suelo, provocando que los vegetales se oxiden. El medio para que esta transformación ocurra son principalmente las bacterias, dando como resultado dióxido de carbono, agua y otros elementos. Esto sucede conforme la siguiente reacción:

Materia orgánica+microorganismos+nutrientes+O_2=
Nuevos microorganismos+materia orgánica resistente+
energía calorífica+〖CO〗_2+H_2 O+NH_3+⋯

Medio anaeróbico

Curiosamente, este término significa “vida sin aire”. Este es el caso contrario, ya que aquí se habla de un medio en el que hay falta de oxígeno debido a grandes cantidades de agua que imposibilitan su propagación en el suelo. Producto de este tipo de transformación se obtienen diversos compuestos medianamente oxidados como alcoholes, ácidos orgánicos y gas metano.

¿Cuáles son las propiedades de la materia orgánica?

Son diversas las propiedades que posee la materia orgánica, tanto física como químicamente y biológicas. Es por esto que a continuación se muestra detalladamente cada una de ellas:

Propiedades químicas y fisicoquímicas

  • Gracias a su capacidad de cambio impide que haya pérdida de nutrientes en el suelo. Esto ocurre básicamente porque tiene la cualidad de fijar iones de la solución del suelo, los que se conservan frágilmente. La capacidad de cambio es mucho mayor que la de la arcilla: entre unas 3 a 5 veces superior.
  • Puede influenciar en el cambio del pH del suelo gracias a la producción de compuestos que lo acidifican.
  • Facilita el proceso de descomposición de los minerales.
  • Contribuye con el proceso de floculación y dispersión del suelo.

Propiedades físicas

  • Permite el drenaje del agua lo que ayuda a evitar el empozamiento.
  • Promueve el asiento de la vegetación, evitando la erosión.
  • La temperatura es más elevada gracias a que absorbe más radiación debido a su color oscuro.
  • Ayuda a proteger al suelo de la contaminación debido a que absorbe metales y otros contaminantes.

Propiedades biológicas

  • Brinda micronutrientes (B y Mo) y nutrientes (N, P y S) a los microorganismos. Además, la materia orgánica tiene la capacidad de atraer más nutrientes provenientes del suelo asegurándolo en la superficie para que las plantas los asimilen de forma más fácil.