panal de abejas

El panal de abejas: estructura y composición

A pesar de que las abejas juegan un papel fundamental para el ecosistema de todo el planeta, normalmente no nos detenemos a conocerlas. La verdad es que han sido objeto de estudio durante años, especialmente por la complejidad de su organización social. Es por eso que queremos desvelar cómo es la vida dentro del panal de abejas.

Importancia de los panales de abeja

Parece que, a estas alturas, todos sabemos cómo las abejas hacen la miel. Sin embargo, muchos desconocen la razón por la que acumulan esta sustancia y la importancia que juegan los panales de abeja para su producción.

En primera instancia, el panal tiene el objetivo de ofrecer refugio y protección a las abejas de los peligros del exterior y sus condiciones ambientales. Asimismo, brinda a las abejas depósitos especiales que son rellenados con miel, para que la cría destinada a dicha celda se alimente durante su crecimiento.

Estructura del panal de abejas

Uno de los elementos que mayor intriga ha despertado en los investigadores con respecto a estos insectos, gira en torno a los panales de abeja. Después de todo, tienen insertado en sus genes el proceso adecuado para construirlos a la perfección. Hay que destacar que estas estructuras pueden variar, incluso dentro de la misma especie.

Se trata de un hábitat especial con cientos o miles de celdas hexagonales de aproximadamente 5 milímetros. Normalmente, es de color ámbar, debido a la sustancia que depositan y pueden extenderse por varios metros. Una particularidad de estas estructuras es que tienden hacia afuera y hacia arriba, en forma de espiral.

¿De qué están hechos los panales de abeja?

A diferencia del resto de los animales, las abejas no usan recursos del medio ambiente para construir su refugio. En lugar de eso, utilizan cera, la cual es producida por sí mismas en su abdomen con ayuda de 8 grupos de glándulas ceríferas. La importancia de emplear este material para los panales de abeja es crucial para su identidad como un superorganismo.

La cera de abeja contiene hasta 300 componentes de origen natural, a los que se atribuyen propiedades curativas. Entre estos elementos, destacan los siguientes:

  • Agua y minerales entre 1-2%
  • Ácidos céreos libres: neocerótico, montánico y melísico.
  • Hidrocarburos: pentacosano, heptacosano, nonacosano.
  • Monoésteres de ácidos céreos: hidrohiésteres, diésteres, triésteres.

Usos de la cera de abejas

Mientras que las pequeñas obreras utilizan la cera como material de construcción para los panales de abeja y aislantes para la miel, los humanos tenemos nuestros propios usos. De hecho, el empleo de la cera se remonta a varios siglos atrás, cuando fundían la cera para crear adornos conocidos como “batik” en Asia y África. Actualmente, sigue siendo usada para:

  • Impermeabilizar el cuero y la madera.
  • Reforzar hilos.
  • Crear velas y derivados.
  • Ingrediente para medicinas y ungüentos.
  • Ingrediente para jabones y betunes.
  • Elaboración de cosméticos.

La cera de los panales de abeja no se limita a esto, llegando a ser uno de los materiales más multifacéticos del planeta. Incluso es empleado en la manufactura de componentes electrónicos, así como en las industrias y en el arte. 

Como podemos ver, estos insectos son capaces de producir sustancias sumamente interesantes y de percibirse como parte de algo más grande. Desde la compleja elaboración del panal de abejas a partir de su cera, hasta la prolongada vida útil de la miel. Es por eso que son consideradas una de las especies más importantes y necesarias del planeta.