rubus ulmifolius zarzamora

Rubus Ulmifolius o Zarzamora: características y propiedades

El Rubus ulmifolius, muchísimo más conocido por el nombre de zarza o zarzamora, es un arbusto perteneciente a la familia de las rosáceas. Esta especie es ampliamente conocida por su fruto: las zarzas o moras.

A pesar de que esta especie es más conocida por sus frutos que por sus flores, está considerada como una gran planta melífera. Debido a que sus flores son muy abundantes entre los meses de mayo a agosto, cuando las demás flores ya escasean, ofrece una gran fuente de alimentación para las abejas. Por si fuera poco, la cantidad y calidad del néctar que posee ha afianzado al Rubus ulmifolius en el top de plantas melíferas.

Características de Rubus ulmifolius

La palabra Rubus proviene del latín, cuyo significado es zarza en sentido genérico. En su mayoría, las plantas incluidas en este género son trepadoras con frutos muy similares a las bayas. Aunque en realidad no lo sean. Respecto al término ulmifolius, se trata de un epíteto que asemeja los folíolos de esta planta con los del Olmo (Ulmus minor).

La zarzamora, que suele estar presente de manera silvestre, puede llegar a medir hasta 4 metros. Sus tallos jóvenes o turones son de color morado y poseen multitud de espinas, que le dan cierto parecido con los rosales. Sus flores, a menudo solitarias o en racimos, dan lugar a inflorescencias oblongas o piramidales. Esta presentación la comparte con el tomillo borriquero o la acacia.

Como decíamos, su fruto, es decir, la mora, es comestible y está formada por pequeñas drupas unidas entre sí como un todo. Esto se conoce como polidrupa. Las moras comienzan con una tonalidad roja intensa, oscureciéndose a medida que van madurando, hasta alcanzar un tono casi negro. Su sabor tiende a ser algo ácido, aunque suave.

Hábitat y peligros del Rubus ulmifolius

El Rubus ulmifolius es una planta muy extendida a nivel mundial, por lo que es difícil encontrar un origen único. La zarzamora está presente en casi todo el continente europeo, el norte de África y el sur de Asia. Con posterioridad, ha sido introducido en América y Oceanía, resultando muy perjudicial para la vegetación de esta zona.

Esto se debe a que la zarza es una planta de crecimiento extremadamente rápido y con marcado carácter invasor. Una de las principales características es que puede generar raíces desde sus propias ramas, facilitando su propagación. En poco tiempo, es capaz de colonizar grandes extensiones de bosque, monte bajo o laderas. También es común verla formando grandes setos de varios metros de altura y de ancho. Es tal la peligrosidad que representa en América, que, en algunos países como Chile o Uruguay, es considerada una especie invasora.

Sin embargo, como muchas veces ocurre, la producción y el comercio existente alrededor de sus frutos ha hecho que se siga produciendo. El continente que se encuentra a la cabeza a nivel productivo es Asia con un 72% de la producción mundial. Seguido por Europa con un 14%. Los principales países productores de moras son Turquía, Afganistán, China e Irán.

Propiedades de la zarzamora

La zarzamora es una gran fuente de folato, fibra y fitoquímicos como la quercetina, kaemaferol, ácido elágico, lignans, catecoles, antocianinas y taninos. Estos últimos, al parecer, reducen la acción del cáncer y, al mismo tiempo, poseen un efecto protector contra enfermedades degenerativas. Lo mismo sucede con el Brezo, otra especie con un gran aporte en compuestos fenólicos de este tipo.

Se sabe que sus hojas, preparadas en infusión, tienen propiedades astringentes, antisépticas (específicas para el tracto urinario y bucal) y diuréticas. Igualmente es muy empleada como hipotensor, ya que es capaz de bajar la tensión, usualmente alta.

Tiene un alto contenido en vitaminas A, B y C, así como de hierro. Por lo que es considerado un remedio natural efectivo para tratar la anemia. A nivel digestivo es beneficiosa para tratar los procesos diarréicos, dolor estomacal o ardor. Sus aplicaciones se han descrito prácticamente para todos los sistemas del cuerpo humano. Respecto al sistema respiratorio, es empleada para tratar afecciones de garganta, afonía o anginas, pero también para procesos más graves como pulmonías o bronquitis.

Según la zona geográfica, el Rubus ulmifolius es empleado para tratar diferentes patologías. Se ha constatado incluso su uso para tratar o mejorar callos, forúnculos, verrugas o para curar heridas. A la misma vez que se han descrito tratamientos a base de moras para mejorar la conjuntivitis o hasta para mejorar el crecimiento del cabello.

Usos de la zarzamora

Gracias a la historia y la tradición de los lugares, a día de hoy sabemos que las moras tienen un gran impacto en la medicina natural o tradicional. Pero sus usos no se limitan al ser humano, ya que en veterinaria también es muy utilizada.

Existen otros usos como, por ejemplo, a modo de cebo para pescar barbos. Por otro lado, la zarzamora guarda cierto parecido con otras especies, cuyo consumo es muy tóxico. Es el caso del Roldón o Zapatera (Coriaria myrtifolia), originaria de la Región de Murcia. Diez frutos pueden ser suficientes para producirnos la muerte.

Sus frutos tienen una capacidad increíble para teñir de rojo o morado todo lo que tocan, por lo que no es de extrañar que haya sido usada durante años como tinte textil. Esta cualidad se la debe a la presencia de antocianinas, flavonoides naturales, que además son capaces de frenar la degeneración celular.

Sus tallos, flexibles y resistentes, son empleados para fabricar ciertos tejidos (capazos o cestas), techos de cabañas o cuerdas para diferentes finalidades. Tanto su sabor como su color las han convertido en ingrediente estrella en multitud de productos cosméticos.

Además de ser empleada como combustible, en Ciudad Real se utilizaba para la elaboración de pólvora con la ceniza producida al quemar las zarzas.

Por último, gracias a su rápido crecimiento y densa población resulta interesante para evitar la erosión de los terrenos, cercado natural o cortavientos.